Ir a contenido
DESPACHOS DISCRETOS A TODO CHILE
DESPACHOS DISCRETOS A TODO CHILE
Sexualidad en "la voz de los 60´s"

Sexualidad en "la voz de los 60´s"

Por Mimí

A fines del 2020 cumplí 60 y aquí estoy…acepté el desafío de escribir sobre sexualidad,  en mi calidad de debutante de mujer de la tercera edad. 

No sabía cómo empezar por lo que usaré lo tradicional: por el principio. Viví una niñez, a diferencia de la de ahora, exenta de influencia sexual y erótica. Muchas veces me sorprende muchísimo ver el nivel de ingenuidad e inocencia de la música, comerciales y programas de televisión de aquella época. Mi educación sexual se redujo a leer un folleto de la revista Paula que venía sellado dentro del ejemplar y que mi mamá me lo pasó para que lo leyera, lo demás lo aprendí en conversaciones con mis compañeras de enseñanza media un poco menos  ignorantes que  yo en la materia.

Mirando hacia atrás, no me quejo de no haber tenido más información ni influencia en este aspecto pues atribuyo a esto el haber ido descubriendo junto al que es mi esposo desde hace 35 años, de manera muy dosificada, nuestros placeres y sexualidad como pareja. Es muy gratificante comprobar que la sexualidad a esta edad puede ser tanto o más placentera que hace veinte años pues hay ingredientes que son fundamentales al momento de nuestros encuentros: tiempo, dedicación, exclusividad, tranquilidad, complicidad, intimidad, confianza, saber qué es lo que al otro le agrada, los tiempos e intensidades, en fin, para todo lo anterior es fundamental el tener la libertad de expresar lo que a cada uno le agrada o le incomoda y todo eso se logra con comunicación. El no tenerle miedo a la rutina también nos ha servido mucho, no todo tiene que ser pirotecnia para disfrutar intensa y tranquilamente un encuentro multiorgásmico.

Calculo que hará unos 10 años atrás mi hija, muy transgresora ella, nos regaló un anillo vibrador de Japi Jane: este regalo nos abrió un espacio para experimentar tímidamente una nueva forma de placer e incorporar un juguete sexual en nuestras escapadas de fin de semana, que denominamos nuestras lunas de miel, ya que cuando nos casamos no tuvimos una. Luego seguimos con un juego que no recuerdo el nombre pero que emula un juego de mesa con dados y tarjetitas con preguntas como por ejemplo: dónde te gusta que te besen; confieso que nunca llegábamos a leer más de tres de estas tarjetas y después teníamos que andar buscando dónde habían quedado los dados…jejeje. Como ven, dos juegos muy bien pensados para los que tenemos una formación bastante pudorosa y recatada.

Atrévete Dados Japi Jane

Atrévete Dados

 

 Así fuimos, siempre de a poco, probando distintos juguetes y los infaltables aceites y lubricantes que a esta edad son un imprescindible, aunque muchas veces nos sorprendemos al  no necesitarlos.

No habernos gastado todos los cartuchos en nuestros primeros años de matrimonio nos ha permitido mantener y cuidar nuestra intimidad. Sabemos que es un privilegio en estos tiempos de pandemia estar acompañados y, más encima, disfrutar el uno del otro en esta nueva etapa de encierro y cuarentena.

A los 50 años de mi vida, di la bienvenida a mi tan ansiada menopausia, pues la esperaba sin ningún susto ni complejo, sólo como una etapa natural que me permitiría nunca más estar con el susto de un embarazo no deseado (a los 45 tuve el último).  Una vez  escuché en la radio una entrevista a un ginecólogo que abordaba el tema de la menopausia y él dijo algo que no podría ajustarse mejor a esta nueva etapa “se cierra la fábrica y se abre el parque de diversiones”.

 

Japi Jane Lubricante

Artículo anterior Mayo, mes de la Masturbación
Artículo siguiente Nación Placer: ¿Qué lugar ocupa el placer en la vida de los chilenos?

Dejar un comentario

Los comentarios deben ser aprobados antes de aparecer

* Campos requeridos